El cultivo de la chufa en casa

El cultivo de la chufa en casa

El mes pasado escribimos un artículo donde os contábamos algunas características del cultivo urbano de chufas, y más específicamente, de qué tener en cuenta a la hora de plantar chufas en casa. Ya lo dijimos en ese post, pero hoy nos reafirmamos: el cultivo urbano está de moda, y plantar chufas en casa en la última tendencia.

Desde que publicamos ese artículo sois muchos los que nos habéis preguntado detalles de esta plantación y especialmente detalles del cultivo urbano de la chufa.
En este nuevo artículo vamos a intentar aclararos algunas de esas dudas para que pronto podáis disfrutar de este especial tubérculo en casa.

Qué necesitamos para cultivar chufa en casa

Fueron los árabes los que introdujeron las chufas en España. Fueron plantando las chufas allá por donde pasaban, y dieron con las dos condiciones más importantes para su cultivo: una tierra arenosa y suelta, un buen abono, mucho sol y mucha agua.
Pero además de reunir estas 3 condiciones, hay que cuidar todas las fases del cultivo para conseguir el preciado fruto.

La siembra de la chufa

La chufa puede ser sembrada directamente en la tierra, pero es más recomendable germinar hasta la semilla para obtener un mejor resultado.

Los pasos a seguir son los siguientes:

  • Compramos la chufas secas y las lavamos bien.
  • Una vez limpias, las rehidratamos con abundante agua fresca, que cambiaremos con bastante frecuencia. Repetiremos el proceso durante 36-48 horas. Durante este proceso, descartamos las chufas que no presenten un color natural, que tengan algún agujero o que directamente floten en el agua.
  • Cogemos un recipiente grande (un macetero, una caja de cultivo) lo llenamos de tierra como ya hemos comentado arenosa y suelta, y colocamos las chufas hidratadas encima.
  • Cubrimos las chufas con un mantillo de tierra de manera que las semillas queden a unos 5 centímetros de profundidad.
  • Es importante que el recipiente de la siembra tenga un buen drenaje, que la tierra esté bien nutrida y abonada, y que no falte el agua en abundancia; la chufa necesita un alto grado de humedad para cultivarse de manera correcta.

Época de plantación

Los mejores meses para plantar nuestra chufa son abril y mayo.

Si hemos seguido bien todos los pasos de siembra y cultivo, en poco tiempo veremos los avances de nuestras semillas; la chufa echará raíces y sobresaldrán una bonitas hojas verdes por encima de nuestra maceta.

Época de recolección

Durante unos meses seguimos la rutina de regado abundante, de abono constante y de control, y veremos cómo la hoja va creciendo y va cogiendo un tono verde fresco muy característico.
Hacia finales de octubre o noviembre, esas hojas verdes habrán cambiado de color. Ahora serán marrones y se habrán secado; llegó el momento de la recolección.

Tiramos de las hojas y accedemos a nuestra chufa. En este paso es muy importante la limpieza para eliminar cualquier rastro de tierra, y el secado para que la chufa conserve todo su jugo y sabor. Después del secado tendremos la materia prima para hacer el próximo verano nuestra propia horchata en casa.

Conservación de las chufas

Como seguro que hemos conseguido una abundante cosecha de chufas de primera calidad, vamos a tener que conservarlas para que mantengan todas sus propiedades.

Para que nos hagamos una idea, las chufas se conservan como las legumbres.

Si no podemos controlar los periodos de secado o queremos hacer horchata en casa cada vez que nos apetezca, basta con meter el tubérculo en el congelador para su óptima conservación.

Horchata en casa

Siguiendo todos estos pasos que hemos comentado conseguiremos nuestro fruto preciado: la chufa.

Todos los amigos que cultivan en casa siempre nos cuentan la satisfacción que produce ir a tu huerto y comer lo que tú mismo has sembrado y criado. Imaginaos la satisfacción de ese primer trago de horchata de chufa casera.

La horchata es una bebida rica en minerales y aminoácidos y constituye un alimento muy nutritivo para casi todas las personas de tu hogar. Contiene hidratos de carbono, no tiene lactosa ni gluten; pueden tomarla los intolerantes a la leche y los celíacos.

Además es baja en sodio, lo que la hace una bebida muy recomendable para enfermos con tensión alta, mujeres embarazadas o personas con problemas de inflamación en el hígado.

Muchas son las leyendas que cuentan el nacimiento de la palabra “horchata”, pero lo que muy poca gente sabe es su significado. “Horchata” proviene del proceso de extracción del jugo de un tubérculo o cereal. Así pues, podemos hacer horchata de arroz, horchata de almendra,… Todo es animarse a probar.

Cultivo Urbano de Chufa

Si te gusta el cultivo urbano, anímate a plantar chufa en casa y probar tu propia horchata casera. Pregúntanos todo lo que necesites saber para sorprender a los tuyos; estamos aquí para ayudarte. Y cuéntanos el proceso que nos encantará ver cómo crece esa bonita hoja verde.

¿Te animas a cultivar chufa? ¿A qué esperas?

1 comentario en “El cultivo de la chufa en casa”

  1. Muchas gracias por todas informaciones que han escrito.
    Hace unos días he conseguido un paquete de chufa de Valencia .voy a plantarle en Jordañia en una ciudad se llama SALT .Creo no hay inconvenientes si se plantea estos días.
    Así recordamos tus consejos e los bonitos recuerdos de Valencia e Alboraya.
    Saludos cordiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba