Chufas para personas alérgicas a las nueces

Chufas para personas alérgicas a las nueces

¿Qué es una alergia a las nueces y cuáles son las nueces que la producen?

La nuez es el fruto seco más alérgico. La alergia a las nueces es una afección que suele perdurar toda la vida. Se produce porque el cuerpo reacciona frente a determinadas proteínas que se encuentran en estos frutos secos. Uno de los motivos más comunes para que se dé es la alergia al polen, que sufre una gran parte de la población. La alergia al polen puede provocar reacciones cruzadas con las nueces.

Se estima que un 10 % de la población europea padece alergia a las nueces, viéndose afectados tanto niños como adultos. Esta alergia puede provocar problemas leves o graves, incluso potencialmente mortales.

Cuando se habla de nueces no solo se considera la nuez típica, sino muchas otras que también pueden provocar la alergia. Los tipos de nueces son: avellanas, nueces de la India, nueces de Macadamia, almendras, nueces típicas, nueces de Brasil, pacanas y pistachos. Los cacahuetes no se consideran nueces, sino legumbres.

Las alergias varían según las regiones del mundo. En Europa es común la alergia a las nueces de árbol como las avellanas. En Estados Unidos es frecuente la alergia a las nueces de nogal o a los anacarados.

Debe tenerse en cuenta que los rastros de nueces también se pueden encontrar en otros alimentos como pan, pasteles, galletas, helados, muesli, dulces o incluso en croquetas, albóndigas, pescados y carnes. Siempre deben leerse muy bien los ingredientes.

Cuáles son los síntomas de una alergia a las nueces

La alergia a las nueces puede provocar reacciones muy fuertes en la persona, aunque los síntomas varían de un individuo a otro. Comúnmente, la persona experimenta picor e inflamación en la boca y la garganta. Otros síntomas son los brotes de eczema (inflamación de la piel), urticaria, dolor de estómago y ganas de vomitar. En los casos más graves, ante el choque alérgico hay riesgo de muerte.

Por lo general, los niños reaccionan de manera mucho más fuerte ante este tipo de alergias. También el polvo de nuez puede provocar una reacción alérgica grave en ciertas personas. La alergia al polvo de nuez puede dar lugar a resfriados, empeorar la inflamación de la piel y ataques de asma.

Oros síntomas incluyen el picor en ojos y nariz, tos, problemas digestivos, calambres, diarrea, taquicardia y sudoración. En general, la alergia produce fatiga, dolor de cabeza y migraña. Debe tenerse en cuenta que no todos los pacientes sufren los mismos síntomas. En algunas personas estos pueden aparecer justo después del consumo y en otras, horas más tarde.

A veces basta con tan solo respirar cerca del fruto seco o ponerlo en contacto con la piel para desencadenar la reacción alérgica. Ante cualquier indicio debe hacerse una prueba médica. El profesional determinará los alimentos que deben eliminarse del régimen alimentario del paciente. No obstante, existen algunos sustitutivos a las nueces.

¿Por qué las chufas son una buena alternativa a las nueces?

Existen alternativas para casi todos los alimentos que producen alergias. Y también es así en el caso de las nueces. La alergia a las nueces es muy común hoy en día, pero estos frutos secos pueden sustituirse por las chufas.

La chufa no es una nuez, sino una planta bulbosa. Las chufas contienen muchas menos proteínas y ácidos grasos insaturados, y poseen un alto contenido en almidón. Son una alternativa ideal para quienes padecen de alergias a las nueces. La chufa es una planta tubérculo libre de gluten y lactosa. Por ello, puede consumirse sin preocupaciones incluso por personas alérgicas a estos elementos.

Otro beneficio de la chufa es su alto contenido en fibras dietéticas solubles, de manera que estimula la evacuación intestinal. Por su alto contenido en fibra, es muy recomendable ingerir agua con su consumo para evitar el estreñimiento.

Hay varias formas de consumir la chufa

En el mercado, la chufa puede encontrarse entera, en forma de hojuelas, en polvo o como leche de chufas (horchata). Si se opta por comprar chufas secas, estas deben remojarse en agua durante aproximadamente un día, antes de su consumo. Por su sabor, la chufa tiene un gusto similar al de las nueces y almendras. Es el sustituto perfecto para los alérgicos a los frutos secos.

¿Qué otras alternativas a las nueces existen?

Hay otras alternativas variadas y deliciosas a considerar para los alérgicos a las nueces y otros frutos secos. Además de las chufas, hay otros sustitutivos interesantes como la soja (o la leche de soja), el tofu o los copos de vena o trigo.

Otros productos recomendables son las semillas de lino, girasol o calabaza.Todas ellas pueden consumirse como aperitivos y son alternativas saludables para los alérgicos a los frutos secos. Una alternativa interesante es la fruta seca (pasas, plátano seco, dátiles, naranja, arándanos, etc.). Aunque no tienen el sabor de las nueces, sí son una alternativa deliciosa y saludable. No obstante, debe moderarse su consumo por su gran aporte calórico (superior al de las nueces).

El humus, las aceitunas y el coco son también alimentos con propiedades beneficiosas e ideales para sustituir las nueces.

No es agradable tener que prescindir de las nueces y los frutos secos. Sin embargo, algunas de las alternativas propuestas son aperitivos que conservan un sabor parecido a de las nueces. Así es el caso de la chufa.

Otro problema derivado de no poder incluir frutos secos en la dieta, es que se pierden sus propiedades saludables. Sin embargo, las frutas secas, semillas y derivados de la soja, tienen unas propiedades similares aunque su sabor no sea el mismo. Todos ellos son alimentos sanos y bien tolerados por las personas con alergia a las nueces.

Como recomendación final, antes de consumir chufas o cualquier otra de las alternativas propuestas, hay que consultar al médico. Un profesional debe verificar que el paciente no padece otras alergias a los sustitutivos.

Una vez se ha determinado que la persona puede consumirlos, pueden empezar a elaborarse recetas deliciosas: horchata, leche de soja y coco o macedonias de fruta seca. Todos los alimentos contribuyen a que la persona con alergia disfrute de una dieta rica y variada.

Ir arriba