¿Cuáles son los beneficios de la chufa para la salud?

¿Cuáles son los beneficios de la chufa para la salud?

La chufa es un alimento saludable y nutritivo. En España esta planta es cultivada principalmente en Valencia. Su tubérculo, que es la parte comestible, es ovalado y de color castaño. Sirve para preparar la tradicional y deliciosa horchata, una bebida dulce y muy refrescante. Recientemente, las chufas también pueden consumirse como fruto seco o snack.

¿Cuál es la composición de la chufa?

Los componentes de las chufas, que se transmiten a la horchata, son los que brindan a esta bebida sus cualidades nutricionales y energéticas, además de conferirle un grato sabor. Este tubérculo fue ya consumido por sus efectos positivos y propiedades en las antiguas civilizaciones china, egipcia y persa.

Valor nutricional por 100 gramos

Las chufas contienen gran cantidad de minerales, vitaminas y un porcentaje apreciable de proteínas. Su contenido en fibra y su aporte calórico son significativos, tal y se expone a continuación:

  • 409 kcal.
  • 42 gramos de carbohidratos.
  • 23 gramos de grasas.
  • 17 gramos de fibra.
  • 6 gramos de proteína.
  • 519 miligramos de potasio.
  • 232 miligramos de fósforo.
  • 85 miligramos de magnesio.
  • 69 miligramos de calcio.
  • 20 miligramos de hierro.
  • 3 miligramos de zinc.
  • Tiamina, riboflavina, ácido fólico, vitamina B6, C y E.

¿Qué beneficios tiene la chufa para la salud?

Algunos de los elementos que integran la composición de las chufas son especialmente importantes para preservar la salud. Para las personas que optan por no consumir alimentos de origen animal, el aporte de proteínas y vitaminas del complejo B, así como el calcio y el hierro hacen de la chufa, y de la horchata, alimentos capaces de complementar el adecuado contenido nutricional de la dieta.

Fibra y grasas

Su alto porcentaje de fibra contribuye a una digestión fácil y al buen funcionamiento del tránsito intestinal, lo que previene el estreñimiento. A su vez, este componente ayuda a controlar los niveles de colesterol en sangre, favoreciendo el llamado colesterol bueno. Su contenido en grasa es elevado pero está constituido por grasas monoinsaturadas, que resultan positivas para mantener la salud cardiovascular.

Energía

Por su alto contenido calórico, que se debe a los carbohidratos y a las grasas, la chufa es idónea para integrar la dieta de las personas que desarrollan gran actividad física, sea por deporte o por trabajo. El contenido en fósforo, tiamina y riboflavina constituye un aporte notable en los procesos de almacenamiento y utilización de la energía a nivel celular.

Minerales

Su contenido en hierro es beneficioso para evitar las anemias. La presencia de vitamina C en el tubérculo facilita la absorción del mineral férrico.

El fósforo, el potasio y el magnesio reportan efectos positivos sobre el funcionamiento del sistema nervioso y el tejido muscular. Este último mineral interviene igualmente en los procesos de producción de ADN y en el correcto funcionamiento del sistema inmune.

El calcio contenido en las chufas es un mineral indispensable para la formación del tejido óseo y de las piezas dentales. Así mismo, es un mineral fundamental en la transmisión del impulso nervioso a los tejidos del músculo cardíaco y del sistema nervioso.

El contenido en zinc coadyuva al correcto funcionamiento de las gónadas masculinas y femeninas e interviene en algunos sentidos como el olfato y el gusto.

¿Qué vitaminas contienen las chufas?

Las chufas y sus derivados contienen vitaminas B1 o tiamina, B2 o riboflavina, B6, ácido fólico o B9, vitamina C y vitamina E. Las desarrollamos a continuación:

Tiamina

Incide en el crecimiento y funcionamiento de todas las células, especialmente las que componen el tejido nervioso y la sangre, así como en el metabolismo energético.

Riboflavina

Sus funciones son similares a las de la tiamina: ayuda a convertir los alimentos en energía y participa en el desarrollo y mantenimiento de las células.

Vitamina B6

Este compuesto interviene en el funcionamiento de las enzimas que controlan el metabolismo. De igual forma son importantes para el desarrollo del cerebro y del sistema inmune durante la vida fetal y la infancia.

Vitamina C

Es un antioxidante que nos protege de los radicales libres que se generan cuando se utiliza la energía proveniente de los alimentos. Estas moléculas ionizadas producen lesiones en las células.

Otra de sus funciones es colaborar en la absorción del hierro en el tubo digestivo y es un componente determinante en la producción del colágeno.

Vitamina E

Esta vitamina también es antioxidante. A su vez, desempeña la función de estimular el sistema inmune, lo que nos preserva de infecciones; ayuda a evitar la formación de coágulos en la sangre y previene la destrucción de los glóbulos rojos, la llamada hemólisis.

Ácido fólico

Este compuesto interviene en la división celular, por lo que resulta imprescindible en la producción de glóbulos blancos y rojos. Además, es importante durante el desarrollo fetal y en la producción del material genético.

En definitiva, la chufa es un alimento valioso desde el punto de vista nutricional al tiempo que representa el ingrediente de nuestra típica y gustosa horchata, a la cual proporciona su gran aporte de vitaminas, minerales y fibra. ¡Buen provecho!

Ir arriba