¿Las chufas son saludables?

¿Las chufas son saludables?

La chufa es un tubérculo que se ha utilizado normalmente en bebidas como la horchata, pero cuyas propiedades nutricionales son tan interesantes que se recomienda su empleo en la alimentación diaria. Además, este alimento es muy saludable y aporta numerosas vitaminas, minerales, fibra y aceites saludables al organismo, lo que hace que sea calificado como un superalimento.

A continuación, se comentan algunos de los beneficios que demuestran que las chufas son saludables, porque si de algo no cabe duda es de esto último: la chufa es un alimento muy beneficioso para la salud.

Ayuda al funcionamiento del intestino

Uno de los principales componentes de las chufas es la fibra soluble. Se trata de un elemento muy ventajoso para nuestro organismo, ya que por un lado favorece el tránsito intestinal y, por otra parte, es capaz de fomentar la flora bacteriana que se encuentra en el aparato digestivo.

La fibra soluble atrapa el agua que está presente en bebidas y alimentos y forma una especie de capa protectora a lo largo del intestino. Esto permite que el movimiento de este sea más fluido, evitando la aparición de estreñimiento o diarrea. Además, se ha visto que la digestión es más lenta, lo que posibilita que los alimentos se digieran correctamente. Otro de los beneficios más notables es que al formar esa capa protectora, no facilita la absorción de determinados nutrientes como la glucosa o ácidos grasos saturados, que no son buenos para el organismo.

En cuanto a su acción sobre la flora intestinal, hay que destacar que esta fibra es consumida por las bacterias presentes en el intestino, lo que favorece su crecimiento y preservación dentro del aparato digestivo.

Ayuda a perder peso

Otra de las propiedades por las que se caracteriza la chufa es su capacidad de saciar y reducir el apetito, con lo que resulta un alimento beneficioso para la pérdida de peso. Con esta sensación de saciedad, no se tiene la necesidad de comer entre horas y recurrir a alimentos poco sanos.

No obstante, en caso de necesitar un snack a media mañana o por la tarde, las chufas crujientes (que se realizan mediante tostado), se utilizan para calmar el apetito de una forma saludable. Por tanto, se utilizan las chufas para una dieta de adelgazamiento o para mantener el peso ideal.

Alimento natural

Esta es otra de las ventajas esenciales de las chufas: son un alimento natural. Esto implica que no han sufrido un procesamiento y que, consiguientemente, todas sus propiedades permanecen intactas. Eso sí, es necesario asegurarse de que otros preparados industriales en los que se especifique que uno de los ingredientes sea la chufa, no contengan añadidos perjudiciales como el azúcar y las grasas.

No obstante, si únicamente se consume la chufa como tal no hay de qué preocuparse, pues es el propio tubérculo que se obtiene de la naturaleza el que se está incluyendo en la dieta.

Mejora la concentración y tiene efectos positivos sobre el cerebro

Las vitaminas y minerales presentes en este superalimento son la razón principal por la que la chufa es uno de los alimentos que mejoran las funciones del cerebro. Se ha visto que permite mejorar la concentración y también disminuir mareos y dolores de cabeza.

Por ello, es un alimento que se recomienda para estudiantes que quieran mejorar de forma natural sus capacidades y también para atletas y deportistas de élite. Este último grupo pretende, a través de la alimentación, controlar al máximo su cerebro para así desarrollar sus capacidades corporales todo lo que sea posible en una competición.

Perfecto para alérgicos a las nueces, gluten e intolerantes a la lactosa

Los frutos secos y, en concreto las nueces, tienen propiedades muy interesantes similares a la chufa. Sin embargo, en caso de tener una alergia a estos hay que buscar alternativas parecidas.

Una de las mejores opciones, pues es un alimento natural, es la chufa. Así, en caso de padecer algún tipo de intolerancia o alergia a nueces u otros frutos secos, gluten o lactosa, no hay ningún problema para alimentarse con la chufa. Con la ración diaria de 20 gramos de chufa (unas 25 unidades aproximadamente), se suplen los nutrientes que contienen los frutos secos.

Perfecto para diabéticos por su dulzor natural

Parte de los nutrientes más importantes de la chufa (como resulta característico en cualquier tubérculo) son los carbohidratos. Sin embargo, no tiene azúcar, lo que resulta muy saludable para las personas en general y, en especial, para los diabéticos.

Y la mejor opción es que este tubérculo contiene un dulzor natural, por lo que puede emplearse para dar un toque dulce a postres y platos que los diabéticos puedan ingerir sin ningún problema.

Alternativa al azúcar al cocinar

Ahora que se tiene una mayor conciencia de la importancia de reducir drásticamente el azúcar en la dieta, es imprescindible buscar alternativas para realizar postres. Sin embargo, la mayoría de estas alternativas (miel, siropes…) suelen contener una gran cantidad de azúcar libre a pesar de no ser azúcar blanquilla como tal. Es por ello que lo mejor que se puede hacer es recurrir a alimentos que tengan un dulzor natural, pero que no contengan azúcar como tal.

La chufa es una de estas opciones, contiene carbohidratos pero no azúcares libres y, por eso, puede ser una alternativa interesante para sustituir al azúcar. Una de las formas más frecuentes de comer la chufa es a través del harina de este tubérculo. Por eso, si se prepara un bizcocho y parte de la harina que se añade en él es de chufa, tendrá un toque más dulce de forma saludable.

En definitiva, las chufas son saludables y por eso debería experimentarse con ellas más en la cocina de cara a la alimentación diaria. Sus nutrientes son muy interesantes para todas las funciones de nuestro organismo y, por ello, un consumo diario puede beneficiar el funcionamiento del cuerpo. Además, hay que tener en cuenta que es un alimento que pueden utilizar personas con alergias al gluten o a la lactosa, siendo también apto para los que padecen enfermedades como la diabetes.

Ir arriba